Jamie "Robo" Phillips

Okre ocupante de un recipiente con forma de peluche de felpa parecido a un león, piloto experimentado en el manejo de magiteks.

Description:

Descripción e historia antes de Génesis

Nombre: Jamie Phillips

Edad: 13

Profesión: Piloto Magitek/Mecánico Magitek

A qué desea dedicarse: Se desconocen las motivaciones de Robo. Por lo que se sabe, su sueño se vio cumplido cuando consiguió a Clive.

Okre bastante inteligente considerando su raza. Posee un gran corazón. Su “juventud” fue algo traumática para él, puesto que el ser algo más inteligente que sus congéneres le granjeó problemas… Siempre lo marginaron, con lo que creció sólo en el Círculo. “Nació” tras la Guerra de Orión, con lo que a día de hoy, “Robo” Philips, o como lo llamaban en su batallón en el Círculo, “Bobo” Philips, es un Okre adulto. Su vida no volvió a ser la misma tras un enfrentamiento contra el ejército de Abel hará unos 6 años. Aunque después de la incursión imperial tuvo que cambiarse a otro recipiente, “Robo” quedó cautivado por las criaturas mecánicas usadas por los hume del Imperio. Desde el primer instante en el que avistó una armadura magitek, quiso una como recipiente, convirtiéndose ello en su sueño, principal detonante de su deserción del Círculo.

Tras unos años de viaje usando un ridículo con forma de león de peluche, “Robo” consiguió hacerse con uno de los “recipientes mecánicos”, que era así como los designaba. Cuando intentó parasitarlo casi muere, pues desconocía la forma de usar la armadura. Llamémoslo suerte o llamémoslo destino, pero “Robo” perdió el conocimiento y tras despertar se encontraba dentro peluche en el interior de la armadura magitek. Tras lo sucedido, cualquier Okre lo habría vuelto a intentar, pero “Robo” no es cualquier Okre, con lo que comprendió tras ver a la muerte cara a cara, que esa no era la manera correcta de hacer de ese armatoste mecánico su “recipiente”. Aún así, “Robo”es un Okre, y aunque no lo volviese a hacer, sacó la estúpida conclusión de que había sido el espíritu de la armadura el que le había salvado de una muerte segura. De este modo, bautizó a su armadura, convirtiéndose así en Clive, su mejor amigo y compañero de viaje.

Con mucho esfuerzo, “Robo” aprendió a manejar la armadura. Viajó a lo largo de los Estados Episcopales dentro de su armadura. Durante sus viajes tuvo que implementar mejoras en Clive, que se habría caído a pedazos de no ser así. Aprendió a arreglar la armadura por sí mismo, y aunque el cochambroso “recipiente” de felpa se iba deteriorando cada vez más, se había acostumbrado tanto a él, que no podría conseguir el manejo de Clive tan preciso y ágil como con el susodicho león. En sus viajes pintó la armadura magitek con motivos que la hacían parecerse a su recipiente de felpa.

Formó parte como piloto de magitek de una banda de ladrones de pacotilla que vio su popularidad incrementada gracias a lo diestro que era “Robo” en el pilotaje pero la dejó tras un tiempo, cuando le amenazaron con vender a Clive si no hacía lo que le decían cuando le ordenaron asesinar a una niña noble a la que habían secuestrado para pedir un rescate a su familia. Huyó después de dejar K.O. a los ladrones y liberar a la joven, cuya familia recompensó con miles de giles al Okre, invertidos en piezas para Clive que lo hicieron mucho más fuerte, y convirtiéndolo en una armadura bastante moderna aunque muy muy peculiar. A día de hoy, Clive y Robo continúan su viaje por los E.E.

Sobre la relación de “Robo” con Clive cabe decir que es su mejor amigo y confidente, aunque se dan situaciones extrañas cuando conoces a este peculiar Okre y ves su relación con su armadura…Por ejemplo, cuando “Robo” habla con alguien, menciona a Clive si éste está presente, interactuando con la persona y el magitek a la vez, hablando con ambos, como si Clive hablase y estuviese involucrado en la conversación. Cuando “Robo” se enfada con Clive, le amenaza con dejarle tirado para siempre para que hagan con él tatas de comida y almaduras para los esteletos, aunque siempre se arrepiente de ello y le pide disculpas por haber “herido” sus “sentimientos”.

Bio:

Advierto que la historia de cómo se unió Robo a Génesis será contada tal y como él la recuerda.

Para conocer la historia de cómo Robo y Clive se unieron a Génesis, debemos remontarnos a hace un año, cuando sin saberlo, Robo traspasó la frontera del Imperio Prohibido con Abel, prosiguiendo su viaje sin inmutarse…

Pasados unos días de viaje, Robo llegó de pura casualidad (llamadlo suerte o llamadlo destino…) a la base de la antigua Génesis. Robo le había contado miles de historias a Clive sobre ello, los malvados Génesis que destrozaban las “casas” de los esteletos y las de los pobres Okres, asolando el Círculo de Uroboros antes de que él naciera. Como Clive conocía el emblema, le advirtió de que se habían topado con una de su bases. Antes de que Robo le replicara para echarle la bronca por inventarse tonterías, se dio cuente de que Clive no mentía, estaba en lo cierto, se trataba de la base de Génesis… Con lo que nuestros dos amigos decidieron adentrarse en su interior y acabar con la base de los malvados asesinos.

Al entrar, nada más lejos de lo que se imaginaban los deslumbró. Una estancia enorme llena de Clives mucho mejor armados y más modernos. Clive le dijo que no era buena idea asesinar a los demás Clives, que podrían aprovecharse de sus piezas. Antes de que hicieran nada, oyeron barullo proveniente de la estancia colindante, con lo que, con las armas en ristre, se dispusieron a entrar en la habitación para acabar con los sanguinarios monstruos de Génesis. Cuando derribó la puerta, se quedó apuntando con el cañón de Clive a un cúmulo de gente de toda etnia y raza posible que parecían estar festejando algo. Entonces preguntó.
-¿Dónde eztán loz moztruoz? Aquí zolo hay perzonaz, Clive… no te vuelvo a hacer cazo…
-Lo siento, Robo, supongo que me equivoqué…
-Jopetaz, Clive, ez que no daz una nunca…
Ante la atónita mirada de toda la sala, salió un hombre de entre la multitud, interrumpiendo la discusión ente Robo y Clive. Un hombre cuyo rostro jamás olvidarían. Sus facciones duras, aunque rebosantes de carisma y de compasión, hacían que sus penetrantes ojos le dieran a uno la sensación de que estuviera mirándole el alma. Su pelo blanco y su cara surcada por una cicatriz en forma de X, su penetrante voz, su presencia… nada dejó impasible a Robo y Clive.
-¿Qué monstruos?¿y quién es Clive? ¿Podrías hacer el favor de bajar el arma y darme una explicación de cómo has llegado hasta nuestra base?
Tras esa retahíla de apabullantes interrogantes, sumado a la abrumadora presencia de ese hombre, lo que salió de Robo fue arrodillar a Clive y decir:
-Perdone zu majeztad Abel, no queríamoz moleztarlez, zolo buzcabamoz a los zanguinarioz mata-okrez de Geneziz… perdone miz modalez y loz de mi recipiente mecánico y mejor amigo, Clive… -añadió señalándolo con un gesto de cabeza.
-¡¿Abel?! ¡Yo no soy Abel, tio! Qué Dios te perdone por tu blasfemia… en cuanto a lo de sanguinarios mata-okres, no se a lo que te refieres, somos Génesis y ni somos monstruos ni le hemos hecho nada malo a nadie…
-Te lo dije, eran Génesis, ¡¡levántame y acaba con ellos, Robo!!
-¡Calla Clive, no lez vamoz a hacer nada, parecen buena gente! Ademáz tienen muchoz Clives ahí…no pueden zer maloz
El ajetreo de la sala volvió a la normalidad sustituyendo al silencio, mientras el hombre de la cicatriz le hacía un gesto a nuestros héroes para que le siguieran. Tras una caminata y un viaje en una especie de cubículo cerrado con una pared llena de botones, llegaron a una sala, similar a un despacho donde el hombre habló con ellos.
-Soy Cross Rossengard, líder de Génesis. No se cómo habéis entrado aquí. No se quienes sois, ni de dónde venís… -dijo con tono paciente.
-Zomoz Robo y Clive, encantadoz de conocerle. Venimoz de viaje, y hemoz entrado ziguiéndole hazta dentro de la zala por…
-Por lo que veo eres piloto de magitek… y no pareces ser una mala persona… qué me dirías si te propusiera unirte a Génesis… aunque tendrías que superar unas pruebas, pero pagamos bien…
además hay un par de okres en nuestras filas, y no hemos matado a ninguno. Además Clive tendría la mejor atención que “un recipiente mecánico” puede tener
-sugirió interrumpiendo a Robo.
- Robo, este tipo me cae bien, deberíamos aceptar…
-Zi, tienez razón Clive…Zupongo que lo que me han contado de Geneziz ez mentira, no zon zanguinarioz moztruoz… Eztá bien, Zeñor Rozengard. Aceptamoz zu oferta -dijo saliendo de la cabina de Clive mientras tendía su zarpa de felpa para estrecharla con la robusta mano de Cross.

FIN


Tras unas pruebas en el manejo de armadura magitek superadas con notas muy altas, Clive y Robo pasaron a ser parte de Génesis. De no haberlo hecho, Cross tendría el problema de eliminar de alguna manera los recuerdos de Robo y Clive sobre la ubicación de la base. Por fortuna para el Gremio, Robo era muy bueno. Se hicieron algunas modificaciones en el revestimiento de Clive, poniéndole el símbolo de Génesis. A Robo se lo cosieron en la panza.

Jamie "Robo" Phillips

Final Fantasy: El Imperio prohibido de Daath Calle_91